¿Qué es bueno para la indigestión?

La indigestión se conoce como esa incómoda3 sensación de saciedad e hinchazón en el estómago que puede ir acompañada de una sensación de ardor3 en el pecho, llamada acidez estomacal.

Una joven mujer tomando su estómago con gesto de dolor causado por indigestión.

Casi todo el mundo puede ser susceptible de padecer indigestión, ya que esta condición tiene muchas causas y puede provocarse por muchos factores, pero también puede ser un indicador de algunos problemas de salud fundamentales5. Si los incidentes de indigestión son esporádicos y desaparecen por sí solos, es posible que no necesites ningún tratamiento. Solo tienes que tener cuidado con qué, cuándo y cómo comes y es posible que puedas evitar la indigestión por completo. Sin embargo, si sigues teniendo indigestión o si dura más de dos semanas, debes consultar con tu médico para recibir un tratamiento de acuerdo a tus síntomas.

Cómo aliviar la indigestión

Si acabas de comer una comida abundante y rica en grasas y sientes que te estás indigestando, puedes probar estos rápidos remedios:

Hierbas usadas para el té de menta son buenas para la indigestión.
  • Toma té de menta1. La menta tiene un efecto antiespasmódico en el cuerpo y puede ayudar a aliviar los problemas estomacales causados por la indigestion.
  • Toma un antiácido, como Alka-Seltzer, para neutralizar el ácido del estómago y aliviar los síntomas de la indigestión. 
  • Bebe té de jengibre. El jengibre4 es un remedio natural para la indigestión porque puede ayudar a reducir la acidez del estómago.
  • Toma agua de limón. El efecto alcalino del agua de limón neutraliza el ácido del estómago. 

Cómo prevenir la indigestión 

La mejor manera de tratar la indigestión es intentar evitarla en primer lugar. Introduciendo algunos cambios en el estilo de vida y en los hábitos alimenticios, puedes aliviar o eliminar la indigestión. Puedes seguir estos consejos: 

  • Come menos y más a menudo, mastica bien e intenta no tragar demasiado aire. 
  • Evite los alimentos desencadenantes, como los picantes, los grasos o los que contienen mucho ácido, como los tomates, los cítricos y los zumos. 
  • Reducir o eliminar el consumo de alcohol y cafeína. 
  • Come 3-4 horas antes de irte a dormir. 
  • Reduce el estrés y la ansiedad en tu vida. 

Bibliografía

1. Agarshirazi, M. e. (2015). Comparación de los efectos del aceite de menta dependiente del pH y el lactol simbiótico (Bacillus coagulans + fructooligosacáridos) sobre el dolor abdominal funcional infantil: un estudio aleatorizado controlado con placebo. / Comparison of the Effects of pH-Dependent Peppermint Oil and Synbiotic Lactol (Bacillus coagulans + Fructooligosaccharides) on Childhood Functional Abdominal Pain: A Randomized Placebo-Controlled Study. Iranian Red Crescent Medical Journal, DOI: 10.5812/ircmj.17(4)2015.23844. 

2. Hughes, A. e. (2016). Encefalopatía hemorrágica por ingestión aguda de bicarbonato de sodio. / Hemorrhagic Encephalopathy From Acute Baking Soda Ingestion. The Western Journal of Emergency Medicine, 619-622.

3. Lacy, B. e. (2012). Artículo de revisión: opciones de tratamiento actuales y manejo de la dispepsia funcional. / Review article: current treatment options and management of functional dyspepsia. Alimentary Pharmacology and Therapeutics, 3-15. 

4. Lete, I. a. (2016). La eficacia del jengibre en la prevención de las náuseas y los vómitos durante el embarazo y la quimioterapia./ The Effectiveness of Ginger in the Prevention of Nausea and Vomiting during Pregnancy and Chemotherapy. Integrative Medicine Insights, DOI:10.4137/IMI.S36273. 

5. Talley, N. a. (2015). Dispepsia funcional /  Functional dyspepsia. The New England Journal o Medicine, 1853-63.